El Totoral

El Totoral.

El Totoral es un pueblito pintoresco que se encuentra a seis kilómetros de El Quisco. Y especialmente los fines de semana reciben una gran cantidad de turistas, atraídos por la singular Misa a la chilena y su histórico Cementerio Parroquial, el cual era recorrido por Pablo Neruda,

Hoy en día, gracias al emprendimiento de sus inquietos totoralinos, han aumentado su oferta turística rural que cuenta con una apetitosa cocina tradicional chilena tales como  el infaltable pastel de choclo y sus licores artesanales, además de una creativa muestra artesanal y su pequeño gran museo de piezas religiosas.

Los turistas llegan de diversos puntos del país, quienes son atendidos cordialmente por los denominados “Guías de Turismo del Litoral de los Poetas”.
Ellos explican a los visitantes que ellos son parte de una agrupación de emprendedores guías de turismo local. “Nuestra misión es generar apoyo a nuestros asociados para hacer del turismo un ingreso sustentable”.

Propiedades Litoral

La Iglesia El Totoral.

La Iglesia El Totoral, imponente construcción estilo colonial, es un punto obligatorio en el denominado circuito “Ruta Religiosa Patrimonial”. Este lugar religioso colinda con el histórico cementerio, utilizado tradicionalmente por los residentes de El Quisco.

Antiguamente las vistas a El Totoral se remitían al recuerdo de sus seres queridos en su descanso eterno. Hoy, el concepto de Turismo Rural se amplió a diversas alternativas y la oferta abarca a tiendas artesanales, restaurantes, viveros y por supuesto el museo. La población actual de El Totoral se estima en seiscientas personas.

El Totoral visitado por Pablo Neruda.

En sus mejores tiempos este lugar era visitado por el premio Nobel de Literatura Pablo Neruda. Asentado en aquel entonces en Isla Negra, Pablo Neruda solía dar una larga caminata para visitar el Cementerio Parroquial de El Totoral a su gran amigo, Jaime Ferrer Payeras, quien falleciera en 1969. El poeta escribió el epitafio de su amigo:

“Tranquilo como si saliera del mercado se fue mi amigo. Estaba escrito que el más bueno se fuera más temprano. Hasta luego, Don Jaime, hasta lueguito”.

Un pueblo lleno de encantos y sabores tradicionales de nuestra tierra. El Totoral.